h1

PRESENTACIÓN DEL OCTAVO NÚMERO: ¿QUÉ ES UN PSICOANÁLISIS? 6 de Junio de 2008

junio 10, 2008
Abraham Godínez Aldrete
.
Tal sobre el muro rotas uñas graban
un nombre, una esperanza, una blasfemia,
sobre el papel, sobre la arena, escribo
estas palabras mal encadenadas.
Entre sus secas sílabas acaso
un día te detengas: pisa el polvo,
aparece la ceniza, sé ligera
como la luz ligera y sin memoria
que brilla en cada hoja, en cada piedra,
dora la tumba y dora la colina
y nada la detiene ni apresura.

Paz, O. Envío.

José Steinsleger, en un artículo de opinión en La Jornada (7 de noviembre de 2007), señalaba:

Fogoneadas por las revoluciones sociales y estéticas de Occidente, la proliferación de imprentas, periódicos, movimientos sociales, universidades y sindicatos, las revistas culturales jugaron en el siglo pasado papel fundamental en el modo de interpretar y percibir las distintas realidades de América Latina (1920-80).

Aún se huele a tinta y papel. Sin embargo, las publicaciones ya no surgen de las tertulias de café, peñas literarias y debates académicos. El silencioso y libérrimo espacio de los blogs y “sitios web” callaron para siempre aquel bullicio de editores, periodistas, artistas, escritores, tipógrafos y libreros que se aglutinaban para difundir sus ideales políticos, ideológicos y culturales.

Parece que Non nominus es una revista extraña a nuestra época; en el siglo veinte era común la aparición de revistas pequeñas que iban creciendo, poco a poco, hasta ganarse un lugar en el espacio social. Ahora, lo común, son los blogs, las páginas Web y los myspace. Sin embargo, por alguna extraña razón, Non nominus se imprime y tiene cuerpo: Non nominus es una revista impresa, aun huele a tinta y papel; es un cuerpo extraño introducido a la fuerza en la palabra. Y ese cuerpo extraño vaga por las librerías, los cafés, los bares, las habitaciones, los hoteles, las calles, las camas, los baños, el basurero y cualquier otro lugar imaginable.

La palabra hace cuerpo; es una revista que esta hecha de palabras, si, pero de palabras escritas; es decir, tiene un pie en lo simbólico y otro en la materialidad de la letra: es muda y dice tantas cosas; es un murmullo que circula bajo la mirada del silencio.

En su materialidad corporal se nos ha presentado, desde un inicio, enigmática: in-nombrable. Es por ello que ni tan siquiera Non Nominus, un neologismo, la nombra. Como todo nombre propio, resiste a la significación. Es por ello que no es La revista, sino que cada número, de nuevo, se nombra: una por una.

Por la razón de que no pretendemos que sea La revista, sino que es sólo una revista, es que hemos podido con sus fallas: no pretende ser perfecta, pero —tal vez— pretende ser bella, no pretende decir la última palabra, sino —más bien—, abrir preguntas. No pretende quedar cerrada en el círculo de poder de algún padre totémico, sino —y mejor así— ser divergente, plural y diversa. Es una revista abierta, rajada por la falta: no hay un saber completo, no hay sólo una manera de pensar la clínica analítica. Es por ello que ahora, con una apuesta acorde al espacio editorial en el que se ha convertido Non nominus, ahora presentamos, en este octavo número, ¿Qué es un psicoanálisis?

Este número fue especialmente difícil proponerlo. Primero queríamos hablar acerca del pase. Sin embargo, por ser un tema especialmente polémico y que convoca singularmente a los lacanianos, preferimos sostener la pregunta sobre el final del análisis. Luego, alguien nos propuso que habláramos acerca de qué es un analista, es decir, como se deviene analista. Pero bueno, en verdad lo que nosotros queríamos era hacer una revista sobre lo que sucede en un análisis, el devenir analista tendrá que ser un tema a considerar en alguno de los próximos números. Después, a alguien le hicieron la pregunta ¿qué evoca? Y entonces revisamos Función y campo de la palabra y lo escrito por Lacan nos cautivó algunas semanas:

Pues la función del lenguaje no es informar, sino evocar.
Lo que busco en la palabra es la respuesta del otro. Lo que me constituye como sujeto es mi pregunta. Para hacerme reconceder del otro, no profiero lo que fue sino con vistas a lo que será. Para encontrarlo, lo llamo con un nombre que él debe asumir o rechazar para responderme.
(p. 288)

Entonces, alrededor de dos meses, tuvimos tema. Este número se llamaría y un psicoanálisis ¿qué evoca? Además nos parecía maravillosa la idea de que la revista podría estar llena de imágenes de bocas y algunos seguidores del equipo argentino estaban contentos, también, con el nombre.

Ya habíamos hecho algunas invitaciones, por ejemplo a María Gutiérrez, para y un psicoanálisis ¿qué evoca? Sin embargo, nos dimos cuenta de que la evocación es un tema áspero y que la discusión se podría tomar otro rumbo al que a nosotros nos interesaba. Esto se apreciaba en la definición misma de la palabra evocar: Tr. Traer algo a la memoria o a la imaginación (Diccionario de la Real Academia Española) (es importante señalar que la abreviatura “Tr” implica que se trata de un verbo transitivo y que todo verbo transitivo necesita, así como el verbo amar, de otro, de un acompañante).

El título, y un psicoanálisis ¿qué evoca?, ya tenía una respuesta; es decir, estábamos afirmando, de antemano, que en un psicoanálisis se evoca. Y entonces surgían bastantes preguntas: ¿El propósito de un análisis es evocar o crear? ¿Hay creación sin evocación? ¿Necesariamente, un análisis, evoca? Además, la frase tenía todo el peso del problema de la palabra plena y la palabra vacía, así como la alusión de que ya está algo dado y que el trabajo analítico sería traerlo a la conciencia. Evocar, traer algo a la memoria, es señalar que ya hay algo que existe y que un psicoanálisis lo traería a la memoria. Queríamos hablar sobre lo que sucede en la práctica analítica y estábamos, ya metidos, en un problema sobre el olvido, la memoria, la historia y la representación.

Entonces, haciendo caso a aquella sugerencia sobre ¿qué es un psicoanalista?, advertimos que la mejor manera de convocar, en este octavo número, a la escritura, a la lectura y a la discusión sobre la práctica analítica, era sin respuestas de antemano. Bastaba sostener la pregunta: ¿Qué es un psicoanálisis?

El siguiente problema fue el “un”; nos preguntábamos si tendríamos que titularlo ¿Qué es un psicoanálisis? o ¿Qué es el psicoanálisis? Como nuestro interés era proponer un número sobre la práctica analítica y no sobre el psicoanálisis como saber, sostuvimos el “un”. Esto se decidió una noche antes de enviar el número del hASErSINO a la imprenta.

¿Qué es un psicoanálisis? nos comprometió con la línea editorial de la revista: la pluralidad; asumir que ante esa pregunta no existe La respuesta y, por lo tanto, recibimos ensayos opuestos, divergentes, contrapuestos y diversos. Unos asumieron la pregunta por la teoría traumática y la evocación. Algunos caminaron por los efectos del análisis. Varios recorrieron los enigmas por los cuales deviene un analista. Ciertos textos problematizaron la situación política y social en la cual un análisis tiene lugar. Otros vagaron a través de las preguntas por la verdad y la ética del análisis. Unos más, en lugar de exponer teóricamente el tema, produjeron un trabajo analítico vía la fábrica de caso. Hay textos que parten del cine, de testimonios, de la propia experiencia, de situación clínicas que por ficticias parecen formar parte de algunas realidades (es el caso del texto que ahora publico). Lo que tenemos es un buen resultado: no hay una respuesta de diccionario sino una diversidad de textos que tratan de, cada uno desde un sesgo diferente, dar respuesta. Por lo tanto es un número en el que se pueden leer textos que parten de distintas posiciones desde las cuáles se puede realizar una práctica analítica

El deseo es el que, a fin de cuentas, se obstina a la orden de cualquier amo. Non nominus es una revista que sólo la sostiene el deseo de quien la lee, el deseo de quienes la escriben y el deseo de sus editores. Es desde el deseo que sostenemos un espacio editorial en la que puedan convergir posiciones diferentes. A través de los ritmos y carencias de la palabra escrita, la apuesta es sostener un diálogo entre los diferentes grupos y asociaciones psicoanalíticas.

La pregunta ¿Qué es un psicoanálisis? ha sido un reto para editores y escritores; como con la poesía, no se puede decir lo que es un análisis sin destruir la posibilidad de que se suscite. El análisis se resiste a cualquier definición. Sin embargo, cada uno, primero desde la posición de analizante y luego de analista, puede hablar algo, un poco, de lo que es un psicoanálisis. A partir de distintos modos de abordaje, cada autor lo hace desde una experiencia singular y diferente. Como todo texto, lector, escritor y lenguaje nos atañen en este número. Gracias a todos los que contribuyen para que esta revista —objeto de participación— sea posible.

La creación poética se inicia como violencia sobre el lenguaje. El primer acto de esta operación consiste en el desarraigo de las palabras. El poeta las arranca de sus conexiones y menesteres habituales: separados del mundo informe del habla, los vocablos se vuelve únicos, como si acabasen de nacer. El segundo acto es el regreso de la palabra: el poema se convierte en objeto de participación. Dos fuerzas antagónicas habitan el poema: una de elevación o desarraigo, que arranca ala palabra del lenguaje; otra de gravedad, que la hace volver. El poema es creación original y única, pero también es lectura y recitación: participación. El poeta lo crea; el pueblo, al recitarlo, lo recrea. Poeta y lector son dos momentos de una misma realidad. Alternándose de una manera que no es inexacto llamar cíclica, su rotación engendra la chispa: la poesía.

Paz, O. El arco y la lira.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: